Seguro que tú también piensas que la campana extractora es imprescindible a la hora de cocinar. Se encarga de limpiar el aire para dejar el espacio libre de humos y olores.

Limpiar campanas estractoras, así como el ventilador y el motor puede ser un asunto delicado. Esto se debe a la acumulación de aceite y grasa producidos al cocinar. No se puede aplazar la limpieza cuando la campana necesita un lavado a fondo debido a que afecta a la capacidad de extracción.

“En apariencia puede estar limpio o al menos no demasiado sucio, pero en su interior la grasa se acumula en cantidades industriales. ”

Recomendaciones importantes antes de comenzar.

  • Asegúrate de que la fuente de alimentación del aparato esté desconectada.
  • A la hora de limpiar campanas estractoras asegúrate de que está completamente fría.
  • Nunca utilices productos de limpieza abrasivos.

¿Cuántas veces nos comentan de INCENDIOS en locales de Hostelería? y ¿Cuántas veces nos dicen cual es la fuente exacta de estos?

Nosotros sí te podemos decir cuál es la verdadera causa: la grasa.

La grasa, que se acumula en todo el sistema de extracción y en la parte oculta de las campanas, es usualmente el principal elemento que desencadena los incendios en los restaurantes, cafeterías, panaderías y bares en el mundo.

Cómo limpiar campanas estractoras industriales.

Extrae los filtros de la campana. En general, el proceso de extracción de los filtros metálicos de las campanas de extracción de humos es muy sencillo. Mirando la campana por debajo, verás que las rejillas son una pieza aparte de la propia estructura de la campana y que además son fácilmente extraíbles para su limpieza. Tan sólo están enganchadas a la campana por unos pequeños pestillos de plástico o de metal. Localiza visualmente y mueve hacia atrás para que se desenganchen y el filtro caiga hacia ti.

Pasos a seguir para llevar a cabo la limpieza de la campana extractora industrial:

Limpieza de los filtros de la campana extractora. Aunque todo depende del uso más o menos intensivo que hagas de ella, te recomendamos limpiarlos más o menos cada dos meses para que la campana no necesite consumir más energía a la hora de limpiar el aire.

En el lavavajillas: es la opción más cómoda. Lo más importante es no meterlos con el resto de la vajilla si están muy sucios y colocarlos en posición vertical para que no toquen el uno con el otro.

Si no tienes lavavajillas, o la suciedad está muy incrustada, puedes lavarlos a mano. Para que sea mucho más sencillo remoja los filtros de la campana en agua caliente con jabón durante un par de horas. A continuación, solo tienes que retirar la suciedad con un cepillo y enjugarlo. ¡Importante! No raspes. Si la suciedad se resiste solo tienes que repetir el paso 1 y 2 tantas veces como sea necesario.

Vuelve a repetir el proceso, calentando de nuevo el agua, pero esta vez con vinagre antes de meter la rejilla por segunda vez. Ahora las rejillas estarán “en remojo” una hora más o menos. Al cabo de ese tiempo, enjuaga bajo el agua templada en el fregadero de nuevo con el cepillo.
Déjalos escurrir y cuando estés seguro de que están secos colócalos de nuevo en la campana. Y no olvides que puedes aprovechar para limpiar el soporte de los filtros de metal con un paño húmedo.

¿Y si la campana está instalada sin salida de humos?

Las campanas instaladas en recirculación tienen filtros de carbón activo que limpian el aire antes de devolverlo a la cocina. Estos filtros no se pueden limpiar y debes sustituirlos – siguiendo las instrucciones del manual – cuando están saturados. Los filtros de alta eficiencia te aconsejamos cambiarlos una vez al año, mientras que los regenerativos deberías meterlos al horno cada 4 meses (2 horas a 200ºC) para seguir utilizándolos.

Cómo lavar las superficies alrededor de la campana extractora.

Al limpiar la cocina, hay productos de limpieza especialmente diseñados para limpiar superficies. Un ejemplo es el acero inoxidable, perfecto para limpiar la campana extractora. Existe una amplia gama de productos para la limpieza de la cocina y de diferentes superficies. Debes de asegurarte de utilizar el producto adecuado mirando la etiqueta. Además, antes de comenzar, prueba el producto en un área pequeña primero. Debes de evitar que el producto entre en contacto con tu piel, y recuerda ponerte guantes.

La mayoría de las campanas modernas se fabrican en acero inoxidable y a veces en vidrio o madera. Recuerda siempre usar el producto correcto diseñado para esas superficies para obtener los mejores resultados.